Victoria Sponge Cake

 

Desde que lo vi en el libro The Primrose Bakery Book de Martha Swift i Lisa Thomas, que esperaba que llegara una ocasión especial. Y no tardó en llegar. El cumpleaños de mi hermano!!! Lo publico ahora… pero su cumpleaños fue el 1 de abril, jeje.

Victoria Sponge Cake, tal vez el más clásico de todos los pasteles ingleses. Un pastel delicioso, el cual no os decepcionará en absoluto.

Ingredientes:

  • 210 g de harina bizcochona.
  • 225 g de azúcar caster, es un entremedio entre el azúcar granulado y el azúcar glass.
  • 25 g de harina de maiz, yo usé Maizena
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 225 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 4 huevos L.
  • 3 cucharadas de leche semi desnatada.

Para el relleno usé fresas y monté nata, la próxima vez lo probaré con mermelada de fresa y nata.

Para decorar usé azúcar glass.

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 180º y engrasar el molde. Yo usé un molde desmoldable y le puse papel de hornear en su base.
  2. Tamizar la harina, azúcar, harina de maiz y levadura. Añadirlo en el bol de la batidora.
  3. Añadir el resto de los ingredientes y batir hasta que todos estén bien incorporados.
  4. Pasar la masa a nuestro molde.
  5. Hornear hasta que el cake esté totalmente hecho, lo sabremos cuando al pinchar en el centro del mismo con un palillo, este salga limpio y seco.
  6. Dejamos reposar en el molde unos 10 minutos aproximadamente, pasado este tiempo, lo pasamos a una rejilla para que enfríe.
  7. Lo partimos por la mitad y rellenamos, en este caso yo lo rellené con fresas y nata montada.
  8. Con la otra mitad que hemos reservado, procedemos a taparlo.
  9. Terminamos decorando con azúcar glass.
  10. Aquí viene la parte más importante de todas, disfrutamos de un buen pedazo de pastel, mmmmm

       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Me acabo de dar cuenta de que no hice foto del corte, vaya!!! bueno, cuando vuelva a hacerlo la pongo, jeje

Qué lo disfrutéis si os animáis a hacerlo.

Angel Food Cake

Podría decirse que es el pastel que hasta la fecha más me ha sorprendido.

No sabría bien describir su textura, nunca había probado algo igual. Angel food cake, comida para los ángeles.

Es delicioso y lo mejor, no tiene colesterol.

Como me gustaría comerme un trozo en estos momentos!!! pero no!!! estoy ingresada en el hospital y no creo que me lo sirvan, jeje.

La receta la saqué del blog de Bea, a la que sigo desde hace años cuando la descubrí en un foro de Nueva York, otra de mis grandes pasiones. Tuve la suerte de encontrarla y conocerla en persona en la feria Expotarta. Fue como conocer a una famosa, jeje. Es encantadora.

Por cierto, la próxima vez que haga esta receta será con mi recién adquirida Kitchen Aid!!! Me tiene enamorada. Es taaaaaaaan bonita y va taaaaaaan bien. Me la compré de color rojo.

Bueno, vamos a lo que nos interesa, la receta, pero antes os diré que para relizar este pastel es necesario un molde especial, con patitas, para así cuando le demos la vuelta, pueda circular el aire y no se baje. Es el que veis en la foto.

Ingredientes para molde de 18 cm:

9 claras pasteurizadas
100 g harina tamizada
200 g azúcar tamizado
1/4 cucharadita de sal
1 cucharadita de cremor tártaro
2 cucharaditas de extracto de vainilla
2 cucharaditas de zumo de limón

Preparación:

  • Precalentamos el horno a 170º
  • Batimos las claras con el cremor tártarto y la sal (tamizados) a velocidad baja, aproximadamente un minuto, así da tiempo a que se disuelva el cremor tártaro.
  • Aumentamos la velocidad de la batidora y seguimos batiendo durante 2-3 minutos hasta que se formen picos blandos.
  • No dejamos de batir pero bajamos la velocidad de la batidora, vamos añadiendo el azúcar a cucharadas a una velocidad de 2 cucharadas cada 15 segundos.
  • En este momento las claras deberían estar bien firmes, paramos la batidora y le añadimos los aromas que hayamos elegido. Batimos durante un minuto más a velocidad media.
  • Bajamos la velocidad y vamos añadiendo la harina a cucharadas. No añadiremos la siguiente cucharada de harina hasta que la anterior no se haya integado completamente en la masa, es decir, hasta que no se vean restos de harina. Así hasta terminar con la harina. En estos momentos las claras tienen que tener un aspecto esponjoso.
  • Ahora es momento de pasar la mezcla al molde, que bajo ningún concepto debe ser engrasado. Ya que lo que nos interesa es que se agarre bien al molde y suba subaaaaaaa. Con la ayuda de una espátula pasaremos la mezcla al molde. Nos tenemos que asegurar que la masa llegue a la base y que esté uniformemente repartida.
  • Horneamos a 170º durante 40 minutos, a mi en ese tiempo ya no me hace falta comprobar si está hecho, ya que lo he hecho varias veces, pero cada horno es un mundo, así que comprobad al pincharlo con un palillo que éste salga limpio, si es así, lo sacáis del horno, si no, lo dejáis durante unos minutos más hasta que esté listo.

  • Inmediatamente le damos la vuelta y lo dejamos reposar boca abajo sobre sus patitas durante una hora.

  • Pasado ese tiempo lo desmoldamos con un cuchillo por los lados, no importa si no sale perfecto, el sabor hará olvidar cualquier tipo de imperfección.
  • Dejamos enfriar sobre una rejilla unos 45 minutos
  • Decorar y servir al gusto, ya me contaréis, mmmm delicioso!
  • Ei, se me olvidaba, importante partirlo con un cuchillo de sierra

Hasta la próxima!

 

 

 

 

Feliz día de la madre!!! Hoy lo celebramos con un layer cake!

 

 

 

 

 

 

 

Mi intención era ir publicando a medida que iba horneando, ya fueran cupcakes, galletas, tartas. Pero no sé como me lo hago, que no cumplo con ello. Tengo tantísimas cosas que he hecho pendientes de enseñaros…pero es que no tengo tiempo para todo.

Poco a poco, no me queda otra, pero hoy no quería dejar de publicar una entrada, hoy es el día de la madre, aunque sea todos los días, para el calendario hoy es ese día especial.

Desde aquí quiero felicitar a mi madre, la que tantísimo ha hecho y hace por mi, por nosotros. Mama, muchas felicidades, eres la mejor! Te quiero mucho!

La receta de esta entrada se trata de un layer cake, la empecé a elaborar la semana pasada porque si no, no me daba tiempo a terminarla.

Se trata de 3 bizcochos, 3 MSC (madeira sponge cake), la receta la saqué de la web de Cris, aquí va:

Ingredientes para molde de 18cm: (pongo la receta de uno, yo hice 3)

  • 175 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 175 g de caster sugar
  • 3 huevos medianos
  • 175 g de harina todo uso, tamizada
  • 5 g de levadura
  • 1 cucharada de aroma de vainilla

Ponemos en un bol la mantequilla junto con el azúcar y batimos hasta que la mezcla sea cremosa.

Añadimos los huevos de uno en uno, no pondremos el siguiente hasta que el primero no se haya integrado.

Cuado hayamos conseguido una mezcla homogénea le añadimos el aroma deseado, en este caso usé de vainilla, batimos un par de minutos.

Ahora le añadimos la harina mezclada con la levadura, ambas tamizadas. La vamos añadiendo a cucharadas.

Cogemos nuestro molde previamente engrasado y vertemos la mezcla, yo lo puse a 170º y lo tuve en el horno aproximadamente unos 45-50 minutos. Cada horno es un mundo, así que sobre los 45 minutos ir comprobando el bizcocho. Sabréis que está listo cuando al pincharlo en el centro, el palillo salga limpio.

Como yo quería hacer un pastel bien algo, hice tres, se pueden congelar sin problemas.

El relleno y la cobertura es de buttercream de nutella teñido de rosa.

Ingredientes: (para rellenar y cubrir 3)

  • 300 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 300 g de azúcar glass tamizada
  • 6 cucharadas de nutella

Ponemos en un bol la mantequilla con el azúcar y batimos, ojo que si no cubrís el bol de la batidora con un trapo, tendréis un bonito polvillo blanco en los alrededores del área de trabajo, jeje.

Una vez el azúcar glass y la mantequilla se hayan integrado añadimos la nutella. Batimos un par de minutos más y ya lo tenemos listo. A mi me gusta mucho porque no se me hace tan pesado como el buttercream de mantequilla puro y duro.

Primero rellené y cubrí todas las capas.

Ahora sólo falta poner el buttercream en la manga pastelera y decorar al gusto.

Aquí el corte, no se aprecia muy bien el degradado entre el piso dos y tres, pero son tres tonos diferentes de rosa.

Feliz día a todas las mamis!